SEGÚN NOS ESCOGIÓ EN ÉL

on July 29, 2008

(Mensaje del Supervisor Regional de la Convención Regional) Publicado en la Revista Ser Vencedor. Dios nos ha escogido para servir en cierta capacidad, te ha elegido para servir. Por eso es necesario que pasemos todo el tiempo de nuestra vida como hijos de Dios, preparándonos para hacer lo que Dios tiene para nosotros en Su agenda, porque cuando venga el tiempo, posiblemente usted no tenga tiempo para prepararse sino que tendrá que estar preparado por que Dios te ha escogido para algo.

Efesios 1:1 al 6

1 Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Éfeso: 2 Gracia y paz a vosotros de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo. 3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él. 5 Por su amor, nos predestinó para ser adoptados[i] hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, 6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.

Dios nos ha escogido para servir en cierta capacidad, te ha elegido para servir. Por eso es necesario que pasemos todo el tiempo de nuestra vida como hijos de Dios, preparándonos para hacer lo que Dios tiene para nosotros en Su agenda, porque cuando venga el tiempo, posiblemente usted no tenga tiempo para prepararse sino que tendrá que estar preparado por que Dios te ha escogido para algo.

Posiblemente usted no ha descubierto todavía para lo que Dios lo ha escogido en esta vida. Muchos pasan toda su vida confundidos y frustrados porque no han descubierto el rol ó su papel en esta tierra. Para muchos el papel o rol que Dios tiene para ellos se ha determinado por el derecho de su nacimiento. Otros encuentran su rol o propósito en situaciones que la vida los ha atrapado.

El libro de Génesis nos habla, cuando la nación de Israel fue establecida, acerca de la familia de Leví. Esta familia fue escogida para hacer servicio de Sacrificios, ellos servían a Dios y a su pueblo. El nacer dentro de la tribu de Leví significaba que serian personas dedicadas al servicio de Jehová. Así que en tal capacidad nunca podían ser ricos ya que no podían tener ninguna posesión material, en Josué 13 y verso 14 nos dice que “que a la tribu de Leví no le dio heredad; los sacrificios de Jehová, Dios de Israel son su heredad, como él le había dicho.” Y en Números 18 y verso 20 Jehová le dijo a Aarón que no recibiría ninguna heredad de la tierra de ellos y que Jehová sería su parte y su heredad en medio de los hijos de Israel. Es decir que nacer dentro de la tribu de Leví significaba que nunca podían tener posesiones materiales ni ser ricos, eso es conflictivo con el evangelio de prosperidad que sé esta predicando en estos momentos en todo el mundo.

No estoy hablando que si usted va a ser ó no bendecido porque en Deuteronomio 28 dice que si usted escucha atentamente la voz de Dios, el te pondrá sobre todas las naciones y que vendrán sobre ti y te alcanzaran todas estas bendiciones, es decir que no tiene que estar volviéndote loco, porque ellas solas vendrán, que será bendecido en la ciudad y si esta en el campo también. Que va a ser bendecido el fruto de vientre de tus animales. Que va a bendecir tu entrar y tu salir, que sobre tus enemigos te va a bendecir que vendrán por un camino todos juntos a hacerte daño y que por siete van a salir corriendo, que va a enviar bendiciones sobre tu granero y en todo lo que pongas las manos. (Deut. 28:1- 8.)

Derrota de Sehón, rey de amorreos (Num 21:21-29)

Es interesante que cuando Moisés estaba guiando el pueblo de Israel hacia la tierra prometida, como ellos no querían mezclarse con otras naciones, él le envió palabras al rey de los Amorreos, Sehón diciéndole que iban a pasar por el territorio de ellos y no tocarían sus sembrados ni tomarían agua de los bebederos y solamente iban a atravesar el territorio. Pero Sehón no queriendo que ellos pasaran por el territorio, junto su ejercito y enfrento al pueblo de Israel, pero el pueblo de Israel lo derroto y se apodero de todo el territorio de los Amorreos cuando ellos no tenían la intención de hacerlo solo porque Sehón se le opuso.

Derrota de Og, Rey de Basán. (Num. 21:29-35)

Luego enfrentaron a Og rey de Basán, pero este no era tan solo un rey sino que era de una raza de gigantes, porque en Deut. 3:11 nos dice que Og era de los últimos de una raza de gigantes que quedaba y que tenía una cama de hierro y que su cama media 13 ½ pies y medio de largo lo que significaba que probablemente él media 12 pies de estatura. Somos más familiarizados con gigantes como Goliat en la historia de David, pero Goliat era un niño comparado con este rey ya que Goliat solo media alrededor de 9 pies de altura mientras que Og media alrededor de 12. y Og le salió al encuentro al pueblo de Israel y Jehová le dice a Moisés en Num 21:34 “No le tenga miedo, porque en tus manos le he entregado a él con todo su pueblo y su tierra. Harás con el cómo hiciste con Sehón rey de los Amorreos que habitaban en Hesbón” y dice que así lo hicieron y se apoderaron de toda la tierra.

Esto le paso a Israel antes de que ellos pasaran el Río Jordán y moisés les entrego esas tierras a las tribus de Rubenitas, a los Gaditas y a la tribu de Manases (Deut 4:41).

Por eso usted no tiene que enojarse cuando alguien es bendecido, que algún pastor joven tenga una iglesia grande, que tenga su casa, su carro. Quiero recordarle que esas tribus recibieron esas tierras del lado antes de cruzar el jordán y cuando moisés falleció y el pueblo de Israel cruzo al otro lado las otras 9 tribus recibieron su parte. Usted es hijo de Dios y Dios te ha escogido para ser bendecido. Aun cuando estas tribus recibieron

su herencia no existía ninguna para los Levitas, todos tenían pero los Levitas fueron escogidos para el Servicio especial delante de Dios.

Pedir más de lo que Dios le había dicho que tendrían se convertía un gran pecado como vemos registrado en el libro de I Samuel 2, donde los hijos del sacerdote Eli, vivían con las mujeres que velaban a la entrada del templo, pero más terrible que eso el sacerdote tenía derecho a cierta porción de carne y cuando se hacían los sacrificios los hijos podían tomar cierta cantidad de carne pero agarraban mas y a veces por la fuerza y esto era un pecado muy grande ante Jehová. Dios quiere que su pueblo sea bendecido pero quiere que alguien no sienta que tiene el derecho a todo y tome más de lo que tiene que tomar.

Supervisor Regional

Obispo Rahadames Matos